Como preparar Tempeh casero

Uno de los alimentos que me encantan y que he descubierto desde que llevo una alimentación Vegana es el tempeh, un producto a base de porotos fermentados, típico de la Indonesia y que aquí en España lo encontramos en supermercados bio, herboristerias y supermercados veganos.
Pero vamos que hoy en día comprar tempeh y más para nosotros que comemos mucho suele salir un poco caro, es un poco el bistec del vegetariano.
Para mi que soy cocinilla y que me encanta la autoproducción, una solución es prepararlo en casa, es mas fácil de lo que parece y el ahorro es enorme.

Como preparar Tempeh casero
Antes de todo tenemos que conseguir el iniciador para tempeh, ósea el hongo, no os asustéis ni echéis atrás, se compra en esta pagina, te llega en casa en un sobre en 3 4 días, los chicos son muy disponibles y el polvo para hacer 10kg de tempeh sale 10 euros con todo el envío.

Yo he seguido la receta de Dimensión Vegana y he visitado varias paginas, la forma es siempre la misma  y me ha salido perfecto.

Podéis utilizar cualquier tipo de legumbre, por ahora solo he probado con garbanzos (mi preferido)  y de soja.
También se puede añadir arroz, semillas y frutos secos.

Receta: Vegana, SinGluten

Tiempo total: 3 o 4 días – Dosis por: 3 placas de tempeh

Ingredientes

500gr de garbanzos secos
5 cucharadas de vinagre blanco o de manzana
1 cucharita de iniciador para tempeh o rhyzopus

Procedimiento

Antes de todo tenemos que poner los garbanzos en remojo por 12 horas.

1. Pasado este tiempo con mucha paciencia tenemos que frotar entre las manos los garbanzos para que se suelte la piel y eliminarlas con una espumadera (tampoco hay que quitarlo todo), mientras frotamos vamos partiendo los garbanzos en dos (también en este caso sin matarnos en partirlos todos).
Tiramos el agua de remojo y los ponemos en una olla con agua nueva, un par de dedos mas que los garbanzos, el vinagre, encendemos el fuego y cocinamos por una hora.

2. Colamos bien y volvemos a ponerlos en la olla, secamos a fuego medio, removiendo, para eliminar la humedad que queda.
Cuando este templado pero aun no frío esparcimos cuidadosamente una cucharita a ras de iniciador y removemos muy bien para que se reparta entre todos los garbanzos (aquí mejor tomarnos nuestro tiempo y un poco de paciencia).

3. A este punto tenemos que embolsar el tempeh, mejor es si nos procuramos las clásicas bolsas para bocadillos con cerradura hermética, si no tenemos podemos utilizar del film grueso y cerrarlo con del celo o un tupper agujereado.
Ponemos dos o tres cucharones de garbanzos en cada bolsa, dependiendo del espesor que queremos dar al tempeh, los ponemos en un plano horizontal, cerramos la extremidad abierta y lo esparcimos cuidadosamente para que cubre todas las esquinas.
Agujeramos con un tenedor los dos lados de la bolsa, el tempeh necesita respirar.
Dejamos nuestro tempeh en un lugar cálido y seco donde la temperatura no baja de los 32, en la cocina donde está la capa, arriba, suele ser el sitio ideal.

4. Necesitará entre 2 y 3 días, hasta 4 si estamos en invierno para que el tempeh esté listo, veremos que cada día estará más blanco, esto es el hongo que crece y además estará más duro, si aparecen partes negras no os alarméis, es normal y se puede comer sin ningún problema.
Cada día tenemos que dar la vuelta al tempeh, o ponerlo sobre una rejilla, notaremos que estará un poco caliente, es normal.
Y listo, en la nevera dura una semana y en el congelador hasta seis meses, a disfrutarlo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *